Gestión del agua en los edificios.

Os proponemos una pequeña guia de diseño para implementar mejoras en las instalaciones que permitan una mejor gestión del agua en los edificios. El compromiso del usuario es importante, pero también el nuestro como proyectistas lo es.

1. Racionalizar el consumo. Con dispositios de reducción en grifos, duchas y cisternas, puede llegar a reducirse el consumo hasta un 50%. Algunos de ellos son:

Reductores de caudal.

Aireadores. Se colocan en la boca de cualquier grifo y permiten ahorrar al mezclar el agua con aire a presión continua, de forma que aumenta el volumen del chorro consumiendo menos agua.

Griferías monomando. Permiten regular el caudal y la temperatura, lo que unido a un mecanismo de apertura y cierre que elimina fugas y goteos, garantiza la reducción. Algunas series incorporan cartuchos que permiten decidir qué cantidad de agua queremos gastar. Suponen un ahorro de hasta el 50%.

Griferías electrónicas. Se activan con sensores infrarrojos cuando las manos se acercan al grifo y se desactivan al retirarlas. Impiden el desperdicio innecesario de agua y son especialmente útiles en lugares públicos.

Griferías termostáticas. Permiten controlar la temperatura del agua. Permiten ahorrar energía y evitan el gasto que supone dejar el grifo abierto hasta que el agua alcanza la temperatura deseada.

Cisternas de doble descarga. Con depósitos que permiten elegir entre tres y seis litros para la descarga.

Mecanismos de interrupción voluntaria de la descarga. Accionando una vez el pulsador se inicia la descarga, una segunda pulsación la interrumpe. Requiere implicación por parte del usuario, por lo que en sitios públicos suele ser más recomendable el uso de cisternas de doble descarga.

2. Reutilizar- recuperar.

En muchas actividades del hogar puede sustituirse el agua potable por agua reciclada procedente de desagües de lavabos y duchas. Este agua procesada se puede destinar a riego del jardín, al llenado de cisternas para inodoros, lavadoras, etc. La empresa Hansgrohe, a través de la marca Pontos, comercializa el sistema Aquacyle, que en función del espacio de que dispongamos y de la producción de aguas grises, puede reciclar diariamente entre 900 y 13500 l de agua.

También podemos recuperar el agua de lluvia. El proceso consiste en recolectar el agua, filtrarla y finamente almacenarla para ser utilizada en lavadoras, cisternas de inodoros, riego, etc. Una bomba la extrae del depósito hacia la red de agua no potable, y en caso de que no sea suficiente, una central de control suministra automáticamente agua de la red.

3. Electrodomésticos eficientes.

Permiten ahorros en el consumo de agua de hasta el 30%. No sólo consumen menos agua sino que optimizan el uso del jabón, reducen el tiempo de lavado, calculan el agua necesaria en función de la suciedad, etc. Para que se produzcan estos ahorros y los electrodomésticos alcancen su máxima eficiencia es necesario un uso responsable de los mismos: lavado con carga completa y uso según especificaciones del fabricante.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: